Generación de empleos es el factor que más se valora de las empresas

Publicado el sábado, 15 noviembre 2014 a las 02:01 p.m.

Empleos


Ocho de cada 10 venezolanos considera que hacer responsabilidad social empresarial (RSE) significa generar empleos, seis de cada 10 la relaciona con la producción de bienes  y cinco de cada 10 con la inclusión de personas de bajos ingresos a negocios que buscan beneficio mutuo y brindan soluciones a problemas colectivos.

Así lo señaló Luis Maturén, gerente general de la consultora Datos, como resultados de la encuesta Pulso Social efectuada a 2.100 personas, en todo el territorio nacional. Las declaraciones tuvieron lugar en el XIV Simposio de RSE de la Alianza Social de Venamcham, que se realizó este miércoles en la Quinta Esmeralda de Caracas.

“Los venezolanos consideran también que la generación de empleos es la función más importante de la RSE, incluso por encima de muchos programas sociales de alcance”, agregó el conferencista.

El Índice de RSE que mide la encuesta de Datos está compuesto por: porcentaje de personas que se benefician de las estrategias sociales (indicador que bajó un punto porcentual este año), la satisfacción de los beneficiados (que también bajó proporcionalmente) y el número de personas que reconocen a las empresas socialmente responsables (subió tres puntos). Este último aspecto significa que 59% de los venezolanos reconoce al menos una empresa socialmente responsable en el país. El sector privado es el que más subió en términos de visibilidad, en comparación con el sector público.

Las de mayor reconocimiento por sus acciones son Empresas Polar, seguida -de lejos- por Pdvsa, Coca Cola, Cantv, Banesco, Organización Cisneros, Banco de Venezuela, Venevisión, Organización Miss Venezuela y Banco Mercantil, en ese orden.

El 88% de los venezolanos piensa que las compañías deberían informar más sus acciones sociales, y casi el mismo porcentaje dice estar dispuesto a pagar más por productos y servicios de empresas comprometidas socialmente; es decir, existe una matriz de opinión positiva en torno a las iniciativas de responsabilidad social empresarial.

 

Transformación desde la escuela

Patricia Ricco Arias, jefe del Plan Educa que desarrolla el Centro de Arbitraje y Conciliación de la Cámara de Comercio de Bogotá, se refirió a la importancia de la formación de líderes con valores de compromiso social desde edades tempranas.

Recordó a “la escuela como laboratorio de vida para generar capacidad para conocerse y ser capaces de convivir en la pluralidad de ideas”. Habló de impulsar la participación ciudadana para que las personas se reconozcan como sujetos de derecho.

La conferencista abogó así por la transformación cultural en un marco de mayor diversidad social.

 

Liderazgo y bienestar

Gerver Torres, consultor del Centro Gallup, mostró que las nuevas tendencias en la medición del bienestar van más allá de variables economicistas (índices de desarrollo, empleo, ingreso o pobreza) para abarcar más variables humanitarias.

Una prueba de ello es que países con valores positivos en su desempeño económico, registran percepciones decrecientes de bienestar entre su población.

Esto refleja la importancia de que los liderazgos vayan más allá de las políticas económicas de Estado e incluyan otros valores y una mayor vertiente espiritual, así como indicadores cualitativos de “bienestar de carrera” y “bienestar social”.

Torres agregó que “la RSE no es un tema presupuestario y de dirigentes, sino de calidad de los programas y de todos los integrantes de la sociedad”.

En relación con Venezuela, afirmó que el supuesto de que “los venezolanos son felices, pese a todo” está quedando atrás. “La población comienza a percibir un deterioro del bienestar, debido a la pérdida de esperanza”, afirmó.

En una misma línea sobre el liderazgo, Víctor Guédez, presidente de Consultoría en Ética-RSE del Consejo Estatal de la RSE (Cerse), destacó la necesidad de contar con líderes proactivos e incluyentes y recomendó a las empresas mantener sus decisiones.

“La dirección estratégica debe definirse y mantenerse, no cambiarse a cada rato, porque en ambientes de crisis o incertidumbre se generan aún más ansiedad”, refirió.

A su juicio, la tolerancia es un factor fundamental en una sociedad como la venezolana en la que la exclusión ideológica ha ido tomando cuerpo.

 

Inclusión y diversidad

Varios ponentes hicieron referencia a la inclusión como clave en la acción de RSE. Lorena Herrera, gerente senior de Servicios de Sostenibilidad y Cambio Climático de KPMG Chile, planteó que la inclusión y la búsqueda de la diversidad son los principales desafíos para alcanzar propuestas de valor por parte de las empresas.

Remarcó las diferencias entre diversidad e inclusión en las organizaciones. “La diversidad supone reconocer las diferencias socio-demográficas y de capital humano que hacen a las personas únicas y a los grupos heterogéneos”.

En tanto que “la inclusión busca que las personas sean valoradas, respetadas y apoyadas independientemente de su condición, centrándose en las necesidades de cada individuo y asegurando que todas las personas puedan alcanzar su pleno potencial”.

 

Caso venezolano

Mariana Frías, presidenta ejecutiva de la agencia de publicidad Ars DDB Venezuela, fue invitada al evento para mostrar los aportes sociales de su compañía, a modo de ejemplificar el tema de la RSE.

Frías hizo referencia a la comunicación como factor multiplicador de la labor social. Asimismo, detalló el apoyo de su empresa a otras organizaciones sin fines de lucro vinculadas a la salud, como el Hospital Ortopédico Infantil, Senos Ayuda, Autismo en Voz Alta y la Sociedad Anticancerosa de Venezuela, entre otras, para las cuales la agencia crea campañas de desarrollo de conciencia social en los medios de comunicación.

Muchas de sus iniciativas de RSE son abordadas a través de la Fundación Eduardo Frías (fundador de la Ars Publicidad).

Además, la agencia cuenta con la campaña anual Dona un Juguete, conjuntamente con la comunidad de Sucre; y Navidarte, en la que participan pintores nacionales que intervienen artísticamente alcancías en forma de cochinitos, las cuales son luego subastadas entre el público general.

“El dinero recaudado en las subastas se entrega enteramente al Hospital Ortopédico Infantil”, concluyó Mariana Frías.

 

Con información de El Mundo, 29 de octubre de 2014